jueves, 20 de septiembre de 2012

Asistencia remota con Teamviewer

A quien no le ha pasado, que ha tenido que desplazarse a casa de un amigo o familiar para resolver un “problemón” con el ordenador y al final ha resultado una tontería que se solucionaba en 3 segundos si te la hubieran descrito bien.

Esto ocurre sobre todo cuando los amigos o familiares son novatos con la informática o cuando por fin les convences de que prueben Linux y como no tienen sus queridos accesos directos en el escritorio no saben lanzar ni una sola aplicación a pesar de que les digas por teléfono que tienen que hacer.


Para estos casos, nada como la asistencia remota. Conectarnos al ordenador de quien tiene el problema y hacernos una idea de la gravedad del problema antes de ir a ningún sitio. Arreglar un problema sencillamente con un par de clics o enseñar a usar básicamente tal o cual programa. Y en el peor de los casos, saber que tenemos que ir armados de los discos de instalación y el termo de café.

Una aplicación estupenda para ello es Teamviewer, porque permite conectar casi a cualquier máquina desde cualquier otra y la configuración es menos que mínima. De hecho, podemos conectar desde un smartphone a un equipo Linux con la misma facilidad que de un equipo Windows a otro Windows. No tendremos que preocuparnos de proxys, cortafuegos, puertos....

Desgraciadamente es software propietario y no esta en los repositorios. Es más, aunque lo venden como software nativo para Linux, en realidad es el binario de Windows empaquetado con un wine preconfigurado. Pero lo importante del asunto, es que instalarlo es facilismo, solo lo tenemos que descargardesde la web del fabricante e instalarlo como cualquier otro .deb. Luego lo ejecutaremos desde el menú de aplicaciones de Internet.

Al ejecutarlo veremos una pantalla como la siguiente:


A la izquierda, nos da nuestro “usuario” y una contraseña de acceso aleatoria que podemos regenerar o establecer a nuestro antojo.. A la derecha nos da la opción de conectar al equipo de otro usuario.

¿Y que hay que hacer? Pues muy sencillo. Si queremos dar asistencia a alguien, tenemos que pedirle que nos diga cual es su usuario, el que le sale a la izquierda. Nosotros lo ponemos a la derecha y al conectarnos, nos pedirá la contraseña, que también nos habrán tenido que facilitar. Evidentemente, si lo que queremos es que nos den asistencia, tendremos que facilitar el usuario y la contraseña a nuestro ayudante... ¡y nada mas!

Solo con esto, ya tendremos el escritorio de nuestro amigo o familiar en una ventana. Lo sorprendente, ademas de no haber necesitado ningún tipo de configuración, es que la velocidad de uso es alta y podremos trabajar con el equipo remoto casi como si estuviéramos delante de el.

Ademas, tenemos opciones muy interesantes, como por ejemplo, cambiar la resolución y la calidad de la imagen, con lo que podemos tener mas velocidad de manejo si la conexión es lenta o ver el escritorio con más calidad si la conexión es buena.

También podemos revertir el sentido de la conexión, es decir, que dejemos de controlar el equipo de nuestro amigo y sea el quien controle el nuestro ordenador. Y si es preciso, volver al principio y tener de nuevo el control.

Y más opciones interesantes. Podemos usar un sencillo pero práctico chat para ir comentando lo que hacemos o pedir datos a nuestro interlocutor. También podemos usar voz ip y charlar durante la conexión o incluso usar la webcam.

Se pueden grabar las intervenciones y tomar pantallazos, por si nos fuera necesario, por ejemplo, para hacer un manual de uso de alguna aplicación. O transferir ficheros entre ambos equipos de forma rápida y sencilla. Y si estas dando asistencia a un equipo con Windows, te vendrá como anillo al dedo la posibilidad de reiniciar la máquina remota y volver a reconectarnos sin necesidad de intervencion del “usuario remoto”

Y no se acaba aquí Teamviewer. También se pueden hacer reuniones virtuales de hasta 25 participantes, con intercambio de ficheros y la posibilidad de mostrar el escritorio o incluso de compartirlo, con lo que podremos enseñar a varias personas a la vez a usar una aplicación, por ejemplo.

En definitiva, una buena aplicación, que destaca por su nula necesidad de configuración, lo que es de agradecer, y por la soltura con la que se puede manejar un equipo remoto, lo cual, con las conexiones de las que disponemos, también es de agradecer.

5 comentarios:

  1. Buenas noches Carlos:
    Tengo una duda, al instalarlo todo perfecto pero, al ejecutarlo me he dado cuenta que lo mueve wine, ¿es correcto?.
    "Por cierto, tengo instalado lmde con xfce".
    Muchas gracias de antemano y, sigue así con el blog. Continuamente se va aprendiendo con gente como tu que nos haces más sencillo el tener linux con una u otra distro.
    Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, como comento, es soft propietario y encima para Windows. Lo bueno es que wine ya viene empaquetado y configurado para que funcione todo sin mas.

      Eliminar
  2. Este programa es muy bueno, lo uso para manejar un PC que tengo sin monitor.

    ResponderEliminar
  3. Conozco un software para soporte remoto muy completo, sencillo de configurar y que además es gratis. Yo lo utilizo y la verdad que es una buena alternativa. Dejo el enlace por si a alguien le puede interesar: (http://www.ammyy.com/)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le echare un ojo cuando tenga tiempo :(
      Gracias

      Eliminar

prekes sodui